Fiat Chrysler Automóviles, condenada a pagar 150 millones de dólares de indemnización por un incendio mortal

Imprimir
PDF

Fiat Chrysler Automóviles ha sido declarada responsable por un tribunal de Georgia (EEUU) de la muerte del hijo de los Walden, de cuatro años de edad, a consecuencia de un accidente de tráfico en 2012. La empresa italoamericana deberá sufragar el 99% de los daños: 150 millones de dólares. Su delito, diseñar el Jeep Grand Cherokee (WJ, 1999-2004) con depósito de gasolina trasero, concretamente un modelo de 1999.

El Jeep de los Walden fue alcanzado por otro coche y se produjo un incendio al romperse el depósito. El resto lo podréis imaginar. La compañía, según el fallo, ni diseñó un coche seguro ni advirtió a sus clientes del riesgo que suponía llevar un depósito de líquido altamente inflamable en la parte trasera del vehículo. This is America. El conductor que embistió al Jeep tendrá que indemnizar a la familia con el 1% de los daños.

Ya se habían llamado a revisión los Grand Cherokee de la generación previa (ZJ, 1993-1998) por el mismo motivo, 1,56 millones de unidades. A los clientes de la generación siguiente se les compensó de otra forma, al no obligar la NHTSA a revisarlos. El fabricante dijo en su día que no era un coche peligroso, pero la NHTSA ya ha contabilizado más de 50 muertes relacionadas con este fallo de diseño.

Al tratarse de un todoterreno, la ubicación del depósito de gasolina está relacionada con el espacio que ocupan los distintos órganos mecánicos, como toda la suspensión trasera, diferencial o rueda de repuesto. Por ejemplo, el Toyota Land Cruiser (150) lo tiene en el centro, en un lateral, lo que le costó al fabricante una llamada a revisión porque podía volcar (con volante a la izquierda) al exceder los 100 km/h y dar un brusco volantazo. Sí, no estoy contando un chiste.

Este caso de Jeep nos recuerda poderosamente al de uno similar que ocurrió en los años 70, con el tristemente célebre Ford Pinto (ver más información). Tenía el mismo fallo de diseño, era muy sensible a una colisión trasera, puede que así pilléis un gag de la película "Top Secret", cuando unos soldados alemanes en una moto con sidecar tocan el paragolpes de un Pinto y salen volando por los aires.

 En aquella época, Ford estimó que le costaba más dinero solucionar el problema de cientos de miles de unidades (por 137 millones de dólares) que pagar indemnizaciones (49,5 millones de dólares). Os hablo de una época en la que los dólares tenían mucho más valor que hoy día. Cuando un informe puso ya de relieve la peligrosidad del Pinto, no duró en el mercado ni medio año más.

No digo que sea el caso de FCA, eso habrán de demostrarlo los tribunales y los peritos. Se ha sentado un precedente, imaginad cuánto podría llegar a pagar FCA en indemnizaciones si los familiares de esas más de 50 víctimas logran un fallo judicial favorable. Seguro que es mucho más dinero de lo que habría costado blindar los depósitos de todos esos Grand Cherokee.

Por cierto, choca enterarse de algo así después de haber sido pasajero en un Grand Cherokee exactamente igual durante una breve época de mi vida. Menos mal que nadie nos atizó por detrás...