Imprimir
PDF

Pérdidas en el circuito de refrigeración

Suceden bastante a menudo y pueden deberse a un pequeño poro, difícil de detectar en medio de una escapada. Pero acá esta la solución transitoria.

 

 

 

Si no llevamos anticongelante o agua para rellenar, una buena solución es recurrir al agua que nuestro coche equipa para los limpiaparabrisas. Lo que deberemos hacer es lo siguiente: localizar el tubo de agua que va del depósito a los “limpias” y desconectarlo para llevarlo hasta la boca del vaso de expansión. Tras ello, sólo nos quedará accionar el interruptor que libera agua en el limpiaparabrisas cuando queremos limpiarlo de suciedad, para trasvasar el líquido de un depósito a otro.

 

Es importante tener en cuenta que la cantidad de agua del recipiente de los limpias no es suficiente para llenar el radiador, así que tras esta operación circularemos despacio y con la precaución de vigilar la temperatura hasta llegar a un lugar donde poder reparar o abastecerse de más agua. Si notamos que, pese a esta solución de emergencia, la temperatura comienza a subir, podemos mantenerla dentro de unos márgenes aceptables encendiendo la calefacción al máximo, para que el agua recircule más rápido y ayude a bajar la temperatura.

 

 

 

 

Clínicas de conducción 4x4

Servicios para empresas

Salidas de Pesca

Canal de Video