Se vienen las vacaciones de invierno

Imprimir
PDF

Se vienen las vacaciones de invierno y muchos argentinos eligen los paisajes sureños como destino de descanso o diversión. Pero la nieve es un peligro latente que hay que tener en cuenta a la hora de circular por las rutas nacionales y provinciales y es menester tomar ciertas precauciones. La baja adherencia entre los neumáticos y el terreno y las temperaturas extremas pueden complicarte la vida.

 

 

 

Al circular por un lugar donde hay nieve nuestro, el vehículo comenzará a hundirse por su propio peso, hasta que los bajos comiencen a rozar con la nieve. Además, la presión que se produce entre las ruedas y el asfalto compacta la nieve produciendo una superficie irregular y de muy baja adherencia.

 

 

Para aumentar la adherencia sin cambiar los neumáticos con los que circulas por la ciudad, deberás complementarlos con el uso de cadenas, que pueden ser plásticas o metálicas, aunque éstas últimas tendrán una durabilidad mucho mayor. La cadena, que debe cubrir ambos planos laterales y la banda de rodamiento, genera un efecto del tipo pala ya que penetra en la nieve apelmazada para que la rueda no patine, manteniendo la tracción y la dirección. Si nunca antes las instalaste, mejor anda a una gomería para que asegurar de que queden bien puestas.

 

 

 

 

 

A paso lento

 

 

Cuando manejamos con cadenas en superficies con nieve o hielo, debemos hacerlo a una velocidad tal que podamos controlar las maniobras. Se recomienda no superar los 30 km/h. Es  recomendable acoplar la doble tracción al circular en estas condiciones. Se debe trabajar con las marchas bajas de la caja de velocidad y desacelerar progresivamente para minimizar la utilización del pedal de frenos.