EL MANEJO NOCTURNO.

Imprimir
PDF

 

 

En la condición de manejo nocturno, aunque Ud. cuente con un excelente sistema de iluminación y se sienta muy seguro los factores de riesgo y probabilidad de accidente se multiplican. Las excusas habituales para manejar de noche son:

   "De noche está más fresco. Los pasajeros y el auto sufren menos".

Puede ser más cómodo para los pasajeros viajar de noche, pero la

comodidad deja de tener valor cuando aumenta el riesgo. Los vehículos conequipos de aire acondicionado no tienen excusas en ese sentido. "De noche circula menos gente. Los que viajan de noche son conductoresmás experimentados." Esto es un disparate visto como seguridad. Sicircula mucha menos gente y a Ud. le pasa algo, es  probable que nadiepueda o quiera ayudarlo. Si bien la cantidad de autos puede ser  menorque de día, el manejo nocturno  sigue imponiendo un riesgo mayor, debido principalmente a la reducción del campo visual.

 

 

Recuerde que todos los conductores nocturnos, por experimentados que sean, están sujetos a los mismos riesgos que usted. Fatiga, sueño,encandilamiento, falta de percepción en distancia, animales sueltos,señalización deficiente o inexistente, camino deteriorado, banquinas en mal estado, puentes angostos, vehículos detenidos con escasa o ninguna señalización y otras bellezas existen para todos.

 

 

 En general y tal como lo expresamos previamente, los factores personales y externos durante el manejo nocturno aumentan los tiempos de percepción y reacción ante un problema.

Algunas justificaciones habituales para emprender un viaje nocturno suelen ser:

 

 "Los chicos de noche duermen, descansan, y no molestan al que maneja."

Si ese es su caso, piense que está generando un riesgo innecesario de seguridad por un problema de comodidad y falta de disciplina. 

 "Yo trato de descansar bien durante el día antes de un viaje nocturno"

"Es muy probable que quien venga de frente no"  

"Yo no encandilo" 

Eso no es cierto. O usted no es humano.   

Si a lo mencionado previamente le sumamos niebla o lluvia, el riego ya es muy grave.

Ni hablemos de un vaso de vino para bajar el asadito que comió para no parar en el camino.   

 

 

      

 

La conducción nocturna es muy distinta a la de día, ya que durante la noche nuestra visión no es igual. La misma tiene ventajas y desventajas. Hay poco tráfico, por lo que no hay tensión ni estrés, no se sufre con el calor y se puede disfruta de un manejo relajado. Por el contrario, nos podemos encontramos con conductores ebrios y en exceso de velocidad.

Un viejo adagio militar dice que es mejor ver al enemigo que encontrarlo en la oscuridad. Después de todo, si uno conoce lo que le espera, puede anticiparse con un plan. La experiencia de conducir es similar: Los obstáculos y las sorpresas son más fáciles de evitar cuando uno puede verlos. Por otra parte, la oscuridad puede ocultar peligros que tal vez no presentan problemas a la luz del día.

 

 

 

   
  

 

El sentido común indica que se debe modificar el modo de conducir a medida que cambian las condiciones. No obstante, a menudo falta sentido común, y los conductores con menos experiencia en particular cometen errores que son fácilmente evitables cuando baja el sol. A continuación le ofrecemos algunos consejos sobre seguridad para conducir durante la noche:

 

  # Limpiar bien el parabrisas por dentro y por fuera. Casi nunca se toma en cuenta pero este cristal se ensucia por dentro con mucha facilidad y esa capa de polvo dificulta mucho la visión durante el crepúsculo, con el sol de frente y en la obscuridad con los faros de otros coches. Un cristal bien limpio por dentro y por fuera contribuye a ver mejor y por tanto a conducir con menos tensión y cansancio.   

# Regular la altura de los faros un par de veces al año. Muchos autos tienen un dispositivo para variar la altura desde el interior, pero no basta. También hay que regular los cuartos laterales, para dirigir la luz hacia los lugares adecuados.  

# Reducir la intensidad de luz del cuadro de instrumentos. Cuanta más luz haya en el interior del coche, peor se ve la carretera. En los coches que admiten regulación, la información suele verse bien con la mínima iluminación.  # Poner las luces de carretera (largas) en cuanto se despeje el panorama. Llevar sólo las luces crucero provoca peor visión y mayor cansancio, pero con precaución, incluso a mucha distancia las luces de carretera pueden molestar a los que vienen de frente. La prudencia es la mejor forma de no molestar de camino y por tanto de no ser molestados.  

# Si el coche que viene de frente nos deslumbra, lo único que podemos hacer es bajar la velocidad y mirar la raya de la parte derecha de la carretera, muy cerca del coche. Estar pendiente para conectar las largas, si no viene nadie más de frente, en cuanto haya cruzado el coche molesta. El instante después es el peor de un deslumbramiento, porque los ojos están cegados, por esta razón debemos estar concentrados y no perder el camino.  

# Las luces de los otros autos son muy útiles como referencia en la conducción nocturna. Guiarse por los pilotos del auto que nos precede a cincuenta metros resulta más sencillo que adivinar en trazado en las curvas pero hay que tener cuidado por varios motivos, uno de los principales es que, en muchas carreteras, lo que parece recto no lo es. Habitualmente, al conducir de noche, se ven unas luces que se desplazan justo por delante de nuestro coche y en la misma dirección. El conductor va relajado, porque cree que su coche y ese lejano que se ve en la misma dirección están unidos por una recta.  

# Utilizar lentes de noche. Las personar que utilizan lentes, con graduación, para conducir deben utilizar cristal anti reflejante, ya que pueden tener un mayor deslumbramiento a causa de los lentes. Hay personar que no los necesitan, pero siempre es importante utilizar gafas amarillas, ya que estas disminuyen el deslumbramiento y permiten una mejor visión nocturna.

     

 

 

 

 

 

• Interrumpa el viaje como mínimo cada 150 a 200Km o cada 2hs.

• Tómese el tiempo necesario para llegar a destino y no trate de recuperar el tiempo demorado aumentando la velocidad.• No tome medicamentos que generen somnolencia.

• Coma en forma liviana y sin ingesta de alcohol.

• Beba agua en forma abundante, ya que la deshidratación puede generar sueño.

• Tenga siempre una ventilación adecuada del vehículo para producir una renovación constante de aire.

• Evite las temperaturas elevadas dentro del habitáculo.

• Evite malas posturas o llevar ropa que entorpezca la circulación.

• Tenga en cuenta que los efectos de la fatiga y el sueño son especialmente peligrosos en los últimos kilómetros del recorrido debido a la ansiedad por llegar.

• Si la presión del sueño es muy fuerte y no se tiene la seguridad absoluta de poder vencerlo, será conveniente detener el vehículo en un lugar seguro (estación de servicio o puesto de peaje) y descansar hasta recuperar todas las capacidades que requiere la conducción.

• Circule por debajo de la velocidad límite. Por lo general la señalización no tiene en cuenta situaciones particulares que se presentan durante la noche.

• Procure no encandilar al vehículo que circula de frente.

• Limpie el cristal de los faros. De ellos depende el poder ver adecuadamente. Nunca coloque acrílicos o plásticos por delante de éstos para tratar de protegerlos ya que los mismos reducen notoriamente la intensidad de la luz.

• Si el vehículo que viene en sentido contrario trae las luces largas y usted le pide un cambio de luces y no lo realiza, no establezca una lucha de luces; esta situación puede ser muy peligrosa para ambos. Reduzca su velocidad y busque una vía de escape hacia su banquina en caso de que surja alguna situación sorpresiva.

• Aunque la luz del semáforo le indique prioridad de paso verifique hacia ambos lados la actitud de los otros conductores.

• Si su intención es realizar un sobrepaso, indique éste a través de las luces de giro, y verifique la atención del vehículo que vine.

• Trate de usar en la medida que no circulen vehículos de frente la luz larga ya que ésta duplica el alcance de nuestros faros y la posibilidad de ver un peligro sobre la ruta.

• Planifique el viaje. Es muy difícil durante la noche identificar calles o señales, y las decisiones bruscas suelen tomar porsorpresa a los otros conductores.

• Tenga en cuenta que por la noche el riesgo no depende solamente de su manera de conducir. Los demás conductorespueden llegar a ponerlo en serios problemas y no siempre la destreza alcanza para generar una maniobra efectiva.

 

* Observe la línea derecha del carril para reducir la ceguera que producen los faros de los vehículos que vienen de frente.

* Observe que la oscuridad dificulta la visión, por cuanto es más difícil tener reacciones rápidas y calcular la velocidad de los demás vehículos. Conduzca más despacio y deje más distancia entre su vehículo y los demás. Pídales a los demás pasajeros que actúen como ojos adicionales en las curvas, colinas, declives y animales sueltos en la carretera.

* Si tiene problemas con su vehículo, aléjese de la ruta todo lo que sea necesario hasta encontrar un lugar seguro.

 

 
 

Siempre utilice las balizas como advertencia para los demás conductores. Si conduce con frecuencia durante la noche, piense si es necesario llevar triángulos anaranjados reflectivos o linternas de emergencia para la carretera. Además, verifique si es necesario agregar luces de conducción auxiliares a su vehículo.

 

 

Existen riesgos adicionales en el manejo nocturno que deben ser tenidos muy en cuenta para mejorar la seguridad del automovilista. Es importante recordar que el ojo humano necesita ocho segundos para recuperarse plenamente de un encandilamiento, y que durante los primeros tres segundos la ceguera es total.

 

 

El consejo de los entendidos frente a un encandilamiento es, como primera medida, desviar la vista hacia la banquina, o buscar una línea lateral u otro punto de referencia para mantener al automóvil derecho a medida que disminuye la velocidad, hasta que el peligro haya pasado.

 

 Ejemplos 

 

Si un conductor circula de noche con las luces bajas del vehículo encendidas, por una ruta que no cuenta con iluminación artificial, en condiciones normales podrá ver obstáculos oscuros (ya sea peatones, ciclistas o animales sueltos) recién cuando éstos se encuentren a 35 metros del frente del rodado.

 

 

 

 

Pues bien, si ese conductor circula a 80 km/h, y de golpe se interpusiera un animal oscuro, en el caso que reaccione rápidamente apretando en forma brusca los frenos, la distancia recorrida por el vehículo desde que se percibe el peligro hasta que el móvil se detiene es de aproximadamente 55 metros (con asfalto seco y en un vehículo en buenas condiciones).

 

 

Es decir, el impacto resultaría inevitable a pesar de que el conductor estuviera atento a la conducción.

En este caso, para que el conductor pueda ver el obstáculo en la oscuridad, reaccione y detenga su vehículo antes de impactarlo, debería haber circulado a 60 km/h, velocidad a la que no se conduce frecuentemente en las rutas de nuestro país.

Por otra parte, es vital recordar que es tan importante que las ópticas delanteras se encuentren limpias y en buen estado, como contar con buena iluminación en los focos traseros. Esto nos permitirá ver y ser vistos, algo fundamental para una conducción segura. Lo ideal sería evitar manejar de noche. En caso contrario, sólo hay que recordar de manera consciente las limitaciones y poner en ejercicio los recaudos necesarios para evitar malos momentos.