El mantenimiento para nuestro 4x4

Imprimir
PDF

Como ya sabes, un todo-terreno tiene muchas diferencias con un auto convencional, por lo que te damos algunos consejos para darle mantenimiento a tu vehículo como debe ser:  

 

 

 BAJO EL CAPÓ 

Aceite/Filtro de aceite Revisar nivel y cambiar según el tipo de aceite y Km. recorridos

Batería Revisar cables sueltos, y que la batería esté bien sujeta. Si no es libre de mantención, revisar niveles de agua. Si los terminales presentan corrosión, usar bicarbonato para limpiar y neutralizar el ácido.

Cadena de distribución Si el motor tiene más de 120000 Km., la correa o cadena podría estar muy gastada. Esto puede hacer que se salte algún diente.

Correas Revisar quemaduras, trizaduras o desgaste. No debe haber más de 1,5 cms. de juego, o están muy sueltas.

Encendido Revisar quebraduras en el rotor y que la tapa del distribuidor esté firme. El extremo del conductor no debe estar con corrosión. Además revisar huellas de carbón (quemaduras) dentro y fuera de la tapa. Un poco de grasa dieléctrica en los soquetes de las bujías no sólo impermeabiliza contra agua, sino que además impide que los cables se peguen a la bujía.

Filtro de aire Revisar polvo y suciedad. Limpiar o reemplazar.

Fluidos Asegurarse de que haya líquidos! Si hay burbujas, puede que el nivel esté muy bajo o que haya alguna fuga, que permite la entrada de aire.

Sistema de enfriamiento Las mangueras se corroen de adentro hacia afuera, así que si se sienten como "chicle", es mejor cambiarlas.

Revisar el radiador (roturas o corrosión) y el nivel de agua. Revisar que la tapa no tenga óxido y que no esté corrida. Aceite en el agua podría significar problemas mayores de motor.  

 

    BAJO EL VEHÍCULO  

Amortiguadores Buscar pérdidas de aceite, piezas sueltas o faltantes, y trizaduras en los soportes y bujes. Cuando se cambian amortiguadores, revisar que no limiten el recorrido de la suspensión.

Caja de transferencia Necesita aceite, cuyo tipo varía según el vehículo. Los vehículos más nuevos tienen conexiones eléctricas o de vacío para acoplar la tracción delantera, por lo que se recomienda revisar en caso de golpes con rocas. Si las salidas off-road son esporádicas, es recomendable conectar una vez al mes para hacer circular el lubricante.

Cardán Moverlo para revisar el juego de las juntas, y mantenerlas engrasadas.

Cuidado con los kits de levante, ya que un mayor ángulo produce vibraciones. Una solución es bajar un poco la caja.

Cubos manuales Para evitar que se traben, se deben conectar una vez al mes, y andar un par de Km., con la caja de transferencia en 2wd. Revisar que no tengan agua, desarmándolos, y aprovechar de limpiar y engrasar.

Diferenciales Lo primero es revisar el aceite. Es bueno apretar el perno de drenaje en el caso de diferenciales que lo tengan, después de cada salida off-road. En diferenciales con tapa hacia atrás, es bueno protegerlos para evitar pérdidas de aceite por golpes.

Dirección Revisar después de cada salida off-road. Chequear partes rotas o golpeadas. Lubricar. Ayuda a expulsar el agua y la mugre.

Ejes Buscar fugas, que indican desgaste de sellos. Si se ha estado mucho en agua, es conveniente reacondicionar los rodamientos.

Embrague Básicamente hay que revisar el ajuste. Evitar accionar el embrague en barro o agua profunda, ya que podría entrar entre el disco y la prensa. Malo!

Frenos Revisar nivel del líquido, que no hayan roturas en las mangueras o cañerías, y es bueno revisar que no queden cortas al flexionar la suspensión al máximo. Las pastillas de freno suenan al gastarse (estar atento!).

Llantas Revisar apriete de tuercas y plomos de balanceo. Antes de salir, se recomienda marcar con plumón la ubicación y el peso de los plomos, que en caso de perderse, permite colocarlos después sin balancear.

Neumáticos Revisar que la válvula no esté rota, el desgaste de la banda de rodamiento y que no hayan globos en los costados. Por el tipo de uso del vehículo, los neumáticos se gastan más, por lo que es recomendable rotarlos cada 5.000 Km.

Rodamientos de ruedas Agua y arena son perjudiciales. En algunos vehículos existe un rodamiento interior. Para revisar si está suelto se debe levantar la rueda con una gata y moviéndola hacia adelante y hacia atrás. Los vehículos nuevos vienen con rodamientos sellados, que no se pueden reacondicionar.

Transmisión Si tiene caja automática, y sale olor a quemado, cambiar lubricante y filtro. Extender o instalar mangueras de respiraderos para evitar filtración de agua.

 

 

  OTROS 

Extintor Un extintor vacío no sirve de nada. Es importante tenerlo bien sujeto, para evitar que ande dando vueltas (o golpeando a alguien). Aunque incómodo, mientras más grande mejor. Además debe tenerlo a mano, para poder usarlo rápidamente de ser necesario.

Luces Todas las luces deben funcionar. Si alguna luz titila rápidamente con respecto a como lo haría normalmente, es posible que el sistema eléctrico tenga un corto o falso contacto.

Usar lámparas halógenas: iluminan más y consumen menos amperaje.

Winche Nunca usar si el cable está en malas condiciones. Revisar que el gancho esté bien sujeto, y que los pernos estén bien apretados (no soldados!). Es importante mantener el winche en buenas condiciones. Fundamental enrollar bien el cable y mantenerlo tapado.    

 

Como sacar el máximo rendimiento a nuestro vehículo en aplicaciones Off Road. 

 

Realizar el mantenimiento de un vehículo de Off Road no es tan difícil como pueda parecer, la cosa se complica mucho más cuando pretendemos que el mismo vehículo obtenga el mejor rendimiento en esta aplicación y a la vez lo utilicemos como coche de calle y le pidamos una vida útil larga sin pasar por taller. Sin embargo, conseguir esta “cuadratura del círculo” es posible si tenemos en cuenta unas cuantas precauciones y que algunos repuestos sirven para ambas aplicaciones pero en otros casos tenemos que acostumbrarnos a cambiar el repuesto en función de la aplicación.  A continuación lo iremos analizando punto a punto: 

 

·        Lubricante de Motor:  En este caso podemos conjugar ambas aplicaciones, en un uso normal nos ceñiremos a las recomendaciones del fabricante, para hacer algunas modificaciones para utilizarlo en rutas, sobre todo si salimos por el norte de África, de cara a mejorar el rendimiento.   Así, en la mayoría de los casos nos interesa utilizar un SAE XW-30 o XW-40, según marcas y modelos, para un uso normal (aunque llevemos el vehículo alto de vueltas) y con los periodos de cambio que nos diga el fabricante del vehículo, si no estáis seguros de que debe llevar podéis preguntármelo en el foro. Pero para sacar el máximo rendimiento del vehículo podemos hacer algunos cambios, una opción muy resistente y fiable es utilizar un SAE 10W-40, los hay semisintéticos y sintéticos y proporcionan una excelente protección del motor y un bajo consumo de lubricante. Además se ajustan a casi todas las marcas de coche. Sin embargo si tenemos un vehículo con pocos kilómetros, y de una marca que lo admita (normalmente BMW, Ford, Land Rover, Volvo o VW) podemos bajar la viscosidad a aceites 5W-30 0 0W-30 con lo que mejoramos rendimiento del motor, entre un 2% y un 4% de potencia, pero es recomendable controlar el nivel, por lo menos durante el primer cambio para comprobar como se comporta. Bajar más la viscosidad es arriesgado ya que podemos comprometer la fiabilidad del motor con los inconvenientes que esto conlleva, sobre todo si estamos en medio del desierto. En Quads recomendamos utilizar lubricantes sintéticos, debidos a las altas revoluciones a las que operan, lo mejor es un lubricante de moto de 4 tiempos con viscosidades SAE 10W-50 o SAE 15W-50. Si optamos por hacer los cambios en nuestra casa y utilizar diferentes productos en carretera y en rutas (interesante sobre todo en periodos de garantía) podemos hacerlo en nuestro garaje, utilizando un extractor de lubricante o “chupona” manual y un par de botes para almacenar el producto que no utilicemos en ese momento, botes valen todos pero es importante que protejan de la humedad o de los rayos UV que destrozan los aceites y que cierren herméticamente para evitar fugas. Por último realizar análisis del lubricante después rutas largas nos sirve para comprobar el estado del motor, sus desgastes y saber cuando nos conviene cambiar de lubricante. 

 

·        Lubricantes de Transmisiones:  Aquí también podemos mejorar la potencia del vehículo, pero va a depender una vez más y con aún más importancia de la recomendación del lubricante.  En transmisiones nos vamos a encontrar dos tipos de lubricantes, los del tipo API GL-4 (también llamados valvulinas) y los API GL-5 (llamados aceites de diferenciales). No podemos cambiar de tipo de lubricante pero si podemos cambiar de viscosidad.  Por lo tanto comenzamos comprobando que tipo de aceite lleva nuestro coche, la mayoría utilizan uno del tipo API GL-4, y lo mejor aquí es utilizar sintéticos SAE 75W-90 (mayor protección) o SAE 75W-85 (mejor rendimiento). En el caso de que utilicen un API GL-5 la recomendación es siempre SAE 75W-90, sintético. Existen algunos lubricantes que son API GL-4 y GL-5 a la vez con lo que evitamos confusiones. Al ser todos sintéticos tienen una larga duración con lo que nos garantizamos que no hay problemas por larga que sea la ruta. En el caso de los Diferenciales siempre utilizamos API GL-5, y la única precaución es saber si el diferencial es autoblocante o no. Que no lo es, usamos un SAE 75W-90, que si es autoblocante entonces uno del tipo Limited Slip (LS) SAE 75W-140. También debemos comprobar cajas transfer y reductoras si procede y utilizar lubricante sintético del tipo que se requiera (API GL-4, GL-5 o incluso ATFs). En los Quads debemos comprobar también la homologación, y nos podemos encontrar desde que nos sirve el propio aceite de motor (los del tipo JASO MA nos sirven para motor y caja de cambios) un lubricante específico para transmisión ya sea de moto, coche o del tipo UTTO (estos son de procedencias agrícolas y se caracterizan por lubricar frenos húmedos).  Un cuidado especial tiene la Cadena de Transmisión del Quad (si lo lleva) ya que es un elemento que se ensucia muchísimo, antes de lubricar es recomendable aplicar un limpiador, y si hacemos rutas largas limpiar y lubricar frecuentemente. También podemos utilizar dos productos y cambiarlos para hacer rutas, con la “chupona” y el bote para guardarlos nos vale. Podemos utilizar uno con bomba manual para llenar cómodamente el cárter de la transmisión. Con un análisis del lubricante comprobamos su estado.         

·        Filtros:  Con los filtros no mejoramos potencia pero si fiabilidad del motor, esto es muy básico para que nuestro vehículo dure muchos kilómetros a pleno rendimiento debemos mantener el aceite (de motor y transmisión) limpio y seco de hay la importancia de almacenarlo bien si lo tenemos en casa.  Y en el motor nos pasa lo mismo, sobra decir que debemos sustituir regularmente los filtros de combustible, aire y aceite, y este último podemos reforzarlo con un filtro magnético. Bien, el 90 % de las partículas de suciedad que se acumulan en el aceite son de origen férrico y un filtro de este tipo los elimina drásticamente mejorando la limpieza y por la tanto la fiabilidad del motor. Su instalación no es demasiado complicada se instala en la línea de lubricación del turbo y lo podemos dejar instalado permanentemente así nos protegerá el motor en todas las condiciones. A veces se puede instalar también en la caja de cambios, si tenemos alguna línea de refrigeración. Igualmente un análisis de los filtros no ayuda a conocer su eficacia y el estado del motor.  

·        Calentadores:  Los calentadores adecuados y en buen estado para nuestro vehículo nos permiten reducir ruidos, vibraciones y emisiones con lo que se obtiene una conducción más confortable. Además cuanto más rápido se caliente con más facilidad arrancará el motor con todos los beneficios que esto tiene para su vida útil. Mi recomendación es instalar calentadores o bien Metálicos Autorregulados (SRM) o bien Cerámicos de tipo Auto Regulados (SR) o Ultra Rápidos (Quick Glow System, QGS). Todos estos además de alcanzar temperaturas de más de 800º C en menos de 5 segundos regulan su temperatura para no calentarse en exceso. En caso de que haya problemas de arranque se pueden analizar los calentadores para comprobar su estado y si es necesaria su sustitución por otro tipo.  

·        Refrigerantes:  Este es un producto que nos va a interesar cambiar en función de las aplicaciones del vehículo. Hay que tener en cuenta que entre un 40 % y un 50 % de los problemas del motor se deben a una mala refrigeración (según Caterpillar). Y aquí las necesidades son muy diferentes, en un vehículo de calle necesitamos un producto que nos sirva tanto en verano con el vehículo alto de vueltas como en invierno en la sierra a temperaturas bajo cero, esto hace que sacrifiquemos capacidad de refrigeración a cambio de proteger contra la ebullición (que nos vaciaría el depósito y provocaría las temibles cavitaciones) y proteger contra la congelación que reventaría el circuito. La solución es utilizar una mezcla de agua con mono etilenglicol al 50 % que obtiene los mejores valores de ebullición y congelación eso sí perdiendo capacidad de refrigeración. Una solución intermedia es reducir la proporción de mono etilenglicol, por ejemplo a un 30%, al haber más agua mejoramos la refrigeración pero perdemos punto de ebullición que aumenta el riesgo de cavitaciones y de evaporación del refrigerante, y aumentamos el punto de congelación hasta unos -17º C que en algunas zonas puede ser peligroso. La última opción es utilizar una mezcla de agua (no vale cualquiera tiene que estar tratada o ser destilada) con un aditivo específico para competición, no son muchos los que hay en el mercado, conozco marcas como Purple Ice o Synergyn Chill Out que aumentan el punto de ebullición evitando pérdidas y cavitaciones y ayuda al agua a refrigerar mejor (aproximadamente un 12% mejor que una mezcla agua-glicol) lo que es muy interesante en jornadas largas a altas temperaturas; eso sí, apenas protege contra la congelación por lo que debemos de tener la precaución de no exponer el coche a temperaturas bajo cero. Así mejoramos la refrigeración, aumentamos la vida útil del motor y mejoramos su rendimiento. La solución es la misma que con el aceite de motor, con un extractor manual y un bote de almacenamiento hermético podemos tener ambos productos y usarlos cuando nos convenga. Como control de calidad, un Espectrómetro nos va a permitir comprobar inmediatamente la proporción del producto y, aunque también se puede analizar para ver su estado, recomiendo que cambiéis el producto al menos cada dos años.  

·        Líquidos de Frenos:  Aquí estamos con un producto que afecta a la seguridad del vehículo, por lo que tenemos que ser bastante cuidadosos. Como ya sabéis los diferentes tipos de líquidos de frenos son incompatibles entre ellos por lo que nos tenemos que ceñir al que viene de origen, que en casi todos los vehículos es un sintético base Éster tipo DOT 4. También sabéis que estos productos son muy higroscópicos y absorben humedad con facilidad por lo que recomiendo manipular el producto lo menos posible. Por lo tanto dejaremos el mismo producto para todas las aplicaciones tanto uso de calle como circuito. Esto también tiene un motivo de seguridad, nos podemos acostumbrar a una eficacia de frenada muy elevada, y si cambiamos el líquido para circular por carretera podemos tener un susto por perder parte de esa eficacia. La recomendación aquí es muy sencilla, utilizamos un producto con el mayor punto de ebullición posible, esto significa que tarda más en formar burbujas y nos será muy importante cuando conduzcamos de forma deportiva con frenadas largas e intensas. Un DOT 3 debe garantizar un punto de ebullición por encima de 205º C y un DOT 4 por encima de 230º C, pero existen algunos productos específicos de competición, como Castrol SRF, que superan los 300º C, es decir, que hasta que no alcancemos esta temperatura en el circuito de frenos no perdemos eficacia. Vemos que con este producto no ganamos potencia pero si ganamos seguridad, sobre todo si realizamos frenadas intensas a altas temperaturas y con el vehículo muy cargado.  Obviamente este producto envejece, principalmente por la entrada de humedad al sistema, haciendo disminuir el punto de ebullición. Las normas españolas obligan a sustituir el líquido de frenos cada 2 años, además podemos controlar con el punto de ebullición con un medidor portátil (es una operación que nos lleva unos segundos) con lo que podemos sustituir el producto cuando su valor sea muy bajo.  

·        Neumáticos:  Otro elemento de seguridad del vehículo. Nos podemos encontrar modelos de carretera, mixtos (Off Road / carretera) y modelos específicos para Off Road (comprobar si están homologados para carretera). Los elegiremos en función de la ruta, y del uso que le demos. Mi recomendación es tener varios juegos en función del uso que le demos, carretera si le damos uso normal en carretera o ciudad; mixtos si hacemos algo de ruta en caminos y Off Road si lo metemos campo a través. Utilizar un neumático que no sea el adecuado nos hará perder tracción en campo a través y seguridad en carretera, aparte de un desgaste excesivo. Esto es otro factor importante, ya que un desgaste excesivo nos hace perder tracción y agarre, y garre, para poder controlar este desgaste utilizamos la ayuda de un calibre nos dirá la profundidad exacta del dibujo.  

·        Combustible (Gasoil):   Este producto no debe ser ningún problema si circulamos por España o por cualquier territorio de la Unión Europea (¡cuidado con Gibraltar!) si repostamos en estaciones de servicio fiable. A lo sumo podemos utilizar un mejorador del número de Cetano *que nos puede aumentar el rendimiento del motor. Si realizamos rutas por el Norte de África podemos tener algunos problemas con el gasoil, sobre todo que esté contaminado con agua, polvo o sea demasiado pesado. Mi recomendación es cuidar los filtros para retener partículas y aquí si puede estar bien utilizar algún aditivo que mejore el cetano. Si optamos por llevar un depósito de gasoil extra para casos de emergencia o de mejor calidad hay que tener en cuenta que debemos mantenerlo limpio y seco, en un envase hermético.  Sólo terminar indicando que esto es un ejemplo, para cada coche concreto podéis consultar en el foro que medidas podemos tomar para mejorar su rendimiento, y que os puedo proporcionar todos los productos y servicios que se han comentado en este artículo.  * El cetanaje o índice de cetano corresponde a la cantidad presente (porcentaje en volumen) de cetano (hexadecano) en una mezcla de referencia con igual punto de inflamación que el carburante (hidrocarburo) sometido a prueba.El número o índice de cetano guarda relación con el tiempo que transcurre entre la inyección del carburante y el comienzo de su combustión. Una combustión de calidad ocurre cuando se produce una ignición rápida seguida de un quemado total y uniforme del carburante.   

 

 

Tips por lo cual se acorta la vida útil de tu Todo Terreno (TT).

Por :Flavio Yarade Off Road 4x4 Argentina

 

Si sos una de esas personas que se preocupan por su chata y deciden tomar una actitud proactiva para evitar daños en su vehículo, entonces este artículo te va a ser de mucho interés. La mayoría de nosotros hacemos inconscientemente una serie de cosas a nuestro TT que lo afectan drásticamente y que muy probablemente lo lleven a un retiro prematuro, sin embargo, si nos concientizamos es posible evitar estas acciones y prolongar la vida de nuestro vehículo. Las costumbres más arraigadas que afectan la vida de nuestro TT se detallan a continuación, si encuentras alguna de estas costumbres dentro de tus hábitos de manejo, no te preocupes, es muy sencillo eliminarlas y tu TT te lo agradecerá.


1.- Agregar aditivos al aceite. Los aceites de motor actuales contienen una mezcla de aditivos 100% compatibles que brindan máxima protección al motor. Si se agregan otros aditivos se pierde el equilibrio entre los componentes del aceite y se pierde efectividad en la lubricación. Además, algunos aditivos al ser sometidos a altas temperaturas se evaporan y finalmente va a dar al sistema de escape provocando daños a largo plazo.  

2.- Hacer el cambio del aceite del motor tal como lo dice la fábrica de tu TT, y NO como lo dice el fabricante del aceite, ya que la vida útil de tu motor depende del mantenimiento que le hagas según normas establecidas por la marca de tu TT. 

3.- Recordar cambiar los fluidos de freno, dirección hidráulica y embrague por lo menos cada 2 años. Estos fluidos se contaminan con el pasar del tiempo y se van perdiendo las cualidades iniciales. Para un buen mantenimiento tené en cuenta y bien anotado cuando haces los cambios y que productos usas. 

4.- Uso inadecuado del embrague. En los vehículos equipados con transmisión manual es común observar que el conductor no pisa totalmente el embrague al realizar cambios, o bien no lo suelta totalmente y conduce con el embrague a medio recorrido. Esta costumbre genera presiones excesivas en los discos del embrague acortando su vida. El embrague debe pisarse hasta el punto en que los cambios de velocidades se llevan a cabo de una manera suave.

5.- Consumir el combustible hasta el fondo del tanque. El permitir que el tanque de gasoil se consuma casi totalmente trae consecuencias importantes. Primero, al utilizar el gasoil del fondo del tanque se incrementa la probabilidad de bombear suciedad, aire o humedad que se encuentre en el tanque afectando la vida del filtro de gasoil y el desempeño del TT. Segundo, el gasoil funciona como medio de enfriamiento de la bomba de combustible, y al no tener suficiente combustible en el tanque se puede dañar la bomba por sobrecalentamiento. Es recomendable tener al menos ¼ de tanque en todo momento. 

6.- Utilizar lavaderos o productos equivocados al lavar el TT. Algunas personas utilizan detergente para ropa o vajilla para lavar el TT. La verdad es que este tipo de detergente elimina las manchas pero también elimina una porción de la capa protectora de la pintura. El uso continuo de detergentes hace que la pintura se vuelva opaca y susceptible a mancharse. Es preferible ir a un buen lavadero, aunque seguramente nos saldrá un poco más caro pero...vamos a conservar más la pintura de esta manera. Por otra parte, cada 6 meses se debe aplicar cera al vehículo para mantenerlo limpio. Es recomendable utilizar shampoo y cera de la misma marca puesto que los fabricantes se aseguran de que sean compatibles.  

7.- Manejar por calles muy transitadas con arranques y paradas continuas. La mayoría de los conductores están conscientes que los arranques y paradas excesivas son malos para la durabilidad del vehículo, sin embargo, muy pocas personas hacen algo para evitarlo. Paradas fuertes y arranques agresivos aceleran el deterioro del motor, sistema de frenos y suspensión. Es imposible evitar el desgaste de estas piezas, sin embargo, es posible minimizarlo con un manejo sin aceleraciones bruscas ni frenadas repentinas.  

8. Calentamiento del motor inadecuado. Hace treinta años se tenía la costumbre de encender el motor y dejarlo calentar por 5 o 10 minutos antes de conducirlo. En la actualidad algunas personas lo siguen haciendo aunque ya no es necesario. Es decir, la idea es correcta pero esa no es la manera práctica de llevarla a cabo. Es cierto que el mayor desgaste de las piezas del motor ocurre en los primeros minutos de haber sido encendido, pero eso no implica que el coche deba estar detenido mientras se calienta. Lo más recomendable es calentar el motor en movimiento siendo especialmente precavido para evitar aceleraciones excesivas y altas revoluciones del motor. Una vez que el motor haya alcanzado su temperatura normal de trabajo, se puede conducir de manera normal. El calentar el motor en movimiento también contribuye de manera importante a reducir la contaminación ambiental, ya que el vehículo permanece encendido menos tiempo.  

9.- Encendido y apagado excesivo de motor. Cada vez que el motor es encendido, se produce desgaste en algunas de sus partes vitales. Apagar y encender el motor debe de minimizarse a lo largo del día para mantener en mejor estado el motor. Al momento de estacionarse es importante encontrar un buen lugar para evitar la necesidad de moverlo nuevamente por colocarlo en un mejor lugar o porque estamos obstruyendo el paso de alguien más.  

10.- Mantenimiento reactivo. Muchas personas realizan mantenimiento a su TT sólo cuando éste ha dejado de funcionar. Cuando el motor deja de funcionar es muy probable que la falla original ya haya dañado algunos otros componentes y la reparación resulte mucho más costosa y genere nuevos problemas. El mejor consejo es seguir el programa de mantenimiento preventivo de su vehículo.