¿Por que se vuelcan los vehículos?

Imprimir
PDF

El vuelco de un vehículo es un accidente muy peculiar ya que normalmente no involucra a otro vehículo, simplemente el conductor se muestra imprudente al manejar o bien el camino presenta dificultades extremas que provocan que vehículo salga de control y finalmente vuelque. Más del 90% de los vuelcos se presentan al abandonar la ruta o autopista, lo cual no significa que suceden al manejar nuestro vehículo en el monte o caminos de tierra, realmente significa que la mayoría de estos accidentes suceden justo después de haber perdido el control del vehículo y salirnos del camino.

Definitivamente el vuelco no es el accidente más común, ya que sólo representa el 2.5% de los accidentes, sin embargo, si consideramos los accidentes fatales, el vuelco representa un exagerado 32%, siendo únicamente superado por los accidentes frontales. Es decir, 1 de cada 3 accidentes fatales sucede en un vuelco de vehículo.

 

 

Pero, ¿Todos los vehículos tienen la misma probabilidad de volcarse?

No todos los vehículos tienen la misma probabilidad de volcarse, existen ciertas características que determinan si un vehículo puede volcarse fácilmente o no, estas características son principalmente su centro de gravedad y el ancho del vehículo de rueda a rueda. Los vehículos que tienen su centro de gravedad muy elevado (como las camionetas) tienen mayor probabilidad de volcarse, asimismo, los vehículos que son muy angostos pueden volcarse más fácilmente que los anchos. Por tipo de vehículo, el orden de probabilidad de volcarse de mayor a menor es el siguiente: SUV, Pick Up, Vans y Automóviles.

Por otra parte, la forma de manejo y la prudencia del conductor determinan considerablemente la probabilidad de volcarse, de hecho los vehículos deportivos que poseen muy buenas características anti-vuelcos (bajo centro de gravedad y anchos) se involucran más en vuelcos que las minivans cuyas características anti-vuelcos no son tan buenas.

 

 

¿Qué se puede hacer para evitar una volcadura?

Considerando que la mayoría de los vuelcos suceden en accidentes solitarios (sólo un vehículo involucrado) podemos decir que normalmente son evitables.

Para minimizar los riesgos de un vuelco podemos considerar lo siguiente:

 

Evitar todo tipo de condiciones que puedan originar una pérdida de control.

 

Las causas más comunes que provocan la pérdida de control y eventual salida del camino son: manejar bajo la influencia del alcohol, manejar con sueno y manejar a exceso de velocidad.

 

Ser precavido en los caminos rurales.

 

Al manejar en caminos rurales o de tierra debe mantenerse una velocidad segura ya que estos caminos normalmente presentan muchas imperfecciones que pueden hacernos perder el control y volcar el vehículo.

 

Evitar correcciones de pánico al volante.

En algunas ocasiones el conductor sobre-corrige el rumbo del vehículo como una reacción de pánico ante una emergencia tan simple como salirse parcialmente del pavimento. Si se maneja a velocidades altas, una sobre-corrección normalmente provoca que se pierda el control, se derrape y se vuelque. Cuando esto sucede se debe primero disminuir la velocidad del auto y posteriormente volver a la cinta asfáltica.

 

Mantener los neumáticos en buenas condiciones.

Considerando que mantener el control es la principal medida para evitar un vuelco, entonces las condiciones de los neumáticos son de vital importancia para evitar vuelcos. Los neumáticos desgastados provocan que el vehículo se derrape principalmente en superficies mojadas y se pierda el control aumentando la probabilidad de una volcadura. Asimismo, un inflado incorrecto de los neumáticos provoca un desgaste prematuro o una falla que puede resultar catastrófica si el vehículo se maneja a altas velocidades. Es por esto, que los neumáticos deben ser inflados correctamente y reemplazados cuando presenten el más mínimo síntoma de desgaste.

 

No exceder el límite de carga del vehículo.

Clínicas de conducción 4x4

Servicios para empresas

Salidas de Pesca

Canal de Video