El primer viaje de larga distancia en coche

Imprimir
PDF

 

Un 5 de agosto de 1888, Bertha se despertó dispuesta a tomar riendas en el asunto. Su marido había dedicado muchísimas horas de trabajo y una ingente cantidad de dinero para fabricar un vehículo que podía autopropulsarse, y a probarlo con sus amigo en los caminos alrededor de su casa. Era hora que ella y su familia pudieran disfrutarlo también.
Vencida por la curiosidad y con la determinación de una mujer emprendedora, Bertha Benz, esposa de Karl Benz, se acomodó como pudo junto a sus dos hijos en el incómodo asiento de madera y cogío con una mano la manivela que llevaba la dirección, y con la otra se aferró a la palanca que esperaba les diera suficientes frenos en caso de necesidad.

 

Así, Bertha le sacó el coche a su esposo sin su permiso y condujo 106 kilómetros desde Mannheim hasta su ciudad natal, Pforzheim a bordo de uno de los primeros coches fabricados en el mundo. Hasta el momento, los coches sólo se desplazaban algunos kilómetros en caminos locales (sino sólo unos pocos cientos de metros), pero nunca nadie se había atrevido a distancias mayores.
Tuvo que ser ella, la esposa del Señor Benz, quien se animara a hacer el primer viaje de larga distancia en coche.



Para conmemorar ese viaje, la ciudad de Pforzheim ha colocado una escultura moderna que recuerda en algo a aquel primitivo coche.
Desde el año 2008 existe la Ruta Bertha Benz, como una ruta del patrimonio industrial. Este itinerario circular permite recorrer 194 kilómetros que siguen la ruta de Bertha desde Mannheim, pasando por Heidelberg y hasta Pforzheim en la Selva Negra.